miércoles, 21 de junio de 2017

Teorías y especulaciones de Crónica del Asesino de Reyes I

Ostia tú, que esto no es una reseña. ¡Estoy haciendo cosas diferentes y todo! Quality content y eso que se dice que puedes hacer en el internete. Todo sirve de excusa con tal de procrastinar las reseñas que tengo pendientes (Zodiac, Mistborn , Lightbringer Saga...). Hasta cuenta como procrastinar hacer cosas del blog. Todo es procrastinar.  Y yo de esto de los libros sé tirando a poco. Pero si hay algo que sé hacer es releerlos una, y otra, y otra vez.  Y de entre todos los libros que me he releído hasta la saciedad hay una saga que está en primer lugar de lejos. Crónica del Asesino de Reyes escrita por Patrick fcking Rothfuss. 

En serio, no sé exactamente cuántas veces me he leído el material del mundo de Temerant. Hace unas semanas el propio Patrick preguntó en Twitter cuántas veces se habían leído sus seguidores el primer volumen (El Nombre del Viento) e intenté hacer un mini-recuento mental de cuantas veces había pasado por el libro completo, sin contar visitas sueltas a capítulos. Al final entre pitos y flautas resulta que pasaba de las veinte veces muy holgado. Veinte veces. ¿Sabéis cuantos libros me puedo leer en ese tiempo? Obviamente estoy contando las veces que me leí la versión en castellano, la original en inglés, audiolibros fan-made y el audiolibro original (muy bueno y recomendado si no le tenéis asco a la lengua de Shakespeare), pero aún así. Más de veinte veces. Estoy fatal. 

¿Pero qué me puede ofrecer un libro que ya me sé de memoria? Es cierto que yo tiendo mucho a releer libros pero no a este nivel. Ni de lejos. Pues, lo cierto es que aparte de que me encante (ya haré la reseña un siglo de estos pero esa me la quiero trabajar) es que el muy cabrón del autor es un homúnculo calculador que ha dejado un montón de pequeñas pistas que te sirven para entender mejor el mundo que ha escrito y sobre todo que te spoilees a ti mismo el tercer libro, Doors of Stone. Si, ese que está haciendo con mimo y paciencia pero que todo el mundo está enfadado porque se está tomando su tiempo. Oh. pequeños hijos del verano, Rothfuss no es ningún Martin y que vara le dais...

Entonces voy a compartir dos de las teorías que he encontrado ya sea en mis relecturas, en el reddit oficial de Crónica del Asesino de Reyes y en foros diversos a lo largo de los últimos siete años (especialmente en el de Westeros). Son las dos más básicas si queréis meteros en esta madriguera de conejos, y probablemente dos de las más importantes para la trama en general. Otro día ya os pongo más, porque la introducción me ha quedado lo suficientemente larga de por sí y sino esta entrada va a ser eterna (Nota post publicación: tiene más de 2000 palabras, yo aviso, no te metas un atracón).
Y por si alguien está medio dormido:

AQUÍ HAY SPOILERS. SE HACEN SPOILERS DE EL NOMBRE DEL VIENTO, DE EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO, DE LA MÚSICA DEL SILENCIO, DE EL ÁRBOL DEL RELÁMPAGO E INCLUSO DE PUERTAS DE PIEDRA. SI NO TE QUIERES ESTROPEAR ALGUNA O TODAS ESTAS OBRAS (incluida la que aún no está publicada) VUELVE CUANDO TE HAYAS LEÍDO TODO EL MATERIAL PUBLICADO CANÓNICO. 

SPOILER-SPOILER-SPOILER-SPOILER-SPOILER-SPOILER-SPOILER-SPOILER


jueves, 8 de junio de 2017

Saga de los Guardianes #1-3 de Sergéi Lukyanenko


★★✩ Pues estamos entrando en un ritmo de alternar reseña de "libro leído hace poco" y "libro que me leí hace tiempo y le hago la reseña años después bajo la excusa del #throwbackthursday". Así que toca la Saga de los Guardianes de Sergéi Lukyanenko. Pero de momento solo voy a hacer reseña de la primera trilogía. Me parece que el tono es muy diferente entre las dos, más que nada porque, excepto que me equivoque, se escribieron teniendo en mente que solo iban a ser tres volúmenes. Y tres siguientes no sé si escribió uno por hacer caja y luego los otros dos porque veía que la gente pedía más, o los escribió como segunda trilogía completa (lo dudo, peero...).


Bien, primera trilogía de las Guardias, de los Guardianes, lo que sea. Se nos muestra un Moscú post-soviético noventero en el que aparte de nosotros los humanos nos presentan unos seres que se llaman a sí mismos los Otros, que son entes sobrenaturales como brujas, hechiceros, magos/as, vampiros, licántropos, teriántropos algún íncubo... y poco más. Aunque hay poca variedad de clases el tema es que todos están afiliados a uno de los dos bandos, la Luz o las Tinieblas. Sí, sí, más clásico y está escrito en piedra. Pero justo lo divertido de esta saga y el porqué de que sea de mis favoritas es que esto no es un enfrentamiento del Bien contra el Mal al uso. La chicha de la cuestión es que tienen un pacto establecido entre ellos para mantener una especie de equilibrio, ¿que cómo funciona eso? Pues a lo bruto. Cada acto que un bando efectúe le otorga una licencia al otro. ¿Que un Mago de la Luz quiere salvar a su vecina enferma que se va a morir dolorosamente? Pues un Vampiro de las Tinieblas se zampa a una chavala de dieciséis añitos para compensar. ¿Que un Mago de las Tinieblas hace que el novio de su prima que le ha jodido el coche se caiga por las escaleras? El bando de la Luz remoraliza a un político de tercera fila para que sea bueno y honrado porque saben que va a subir en las filas del partido cagando 'ракета-s'.  Es decir, una especie de balanza kármica hecha por abogados y contables que intentan sacarle la máxima ventaja posible a los fallos en la declaración de milagros del otro al final del semestre para llevarse un pellizco un poco más grande. ¿Y cómo llevan la cuenta y mantienen ese orden entre ellos? Pues creando las Guardias que son la fuerza del orden y la ley... cuando se les deja.



Nosotros, los Otros, servimos a diversas fuerzas, pero en el Crepúsculo no hay distinción entre la ausencia de Tinieblas y la ausencia de Luz.
Nuestra lucha puede destruir el mundo. Rubricamos un Gran Pacto de cese de hostilidades.
Cada una de las partes vivirá de acuerdo a sus leyes, cada una de las partes tendrá sus derechos. 
Y así limitaremos nuestros derechos y nuestras leyes.
Nosotros, los Otros, creamos la Guardia Nocturna, para que las fuerzas de la Luz vigilen a las fuerzas de las Tinieblas.
Nosotros, los Otros, creamos la Guardia Diurna, para que las fuerzas de las Tinieblas vigilen a las fuerzas de la Luz.
El tiempo será quien decida por nosotros.


Pero Alex, ¿esto no es un spoiler aunque sea de séptimo grado y tú estás en contra de eso? A ver, técnicamente sí.  Pero es una hexalogía y si te la quiero vender tengo que darte algo de contexto un poco más detallado que "Hay una Guardia de gente de la Luz que vigila a los Malos y los Malos tienen la suya que vigila a los buenos". Porque esta no es una novela de fantasía donde los buenos son muy buenos y los malos son muy malos y el elegido protagonista es muy poderoso. Tampoco es todo lo contrario, pero casi.

Nuestro protagonista, Antón Gorodetski, es un pringado de oficina. Es un informático al que le gusta su trabajo en la Guardia de 9 a 5 metiendo datos en los ordenadores e irse tranquilo a su casa a beber vodka barato como a cualquier ruso de clase media de los 90 (os prometo que es así en el libro, no estoy tirando de estereotipo). No es el más poderoso ni de su zona de cubículos de magos de quinta regional. Y va el jefe y le pone a hacer misiones de campo. Y no, esto no es una novela de humor. Si te mandan ir a cazar vampiros por Moscú  a las tantas de la noche, y eres  un pringado, vas cagado de miedo, haces lo que te mandan y das las gracias si vuelves a ver la luz del sol mientras te preguntas cómo de buenos son realmente los de tu bando si no puedes hacerle nada al teriántropo que tiene las tripas de un pobre colegial en la boca porque te enseña que tiene todos los papeles en orden y están firmados por tu misma oficina. 


Y justo ese es el tema que hace que estas obras sean tan especiales para mí. Ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos. Eso se ve perfectamente en el segundo libro. Si el primero guardianes de la Noche nos cuenta varias historias centradas en los Luminosos Guardianes de la Noche (duh, si es que va en el título) pues Guardianes del Día hace lo propio con los Tenebrosos. ¡Ah! Sí, esa es la estructura de las novelas. Es una historia continua a través de las seis pero contada a través de tres relatos de forma que pueden pasar meses entre ellos (o años). De toda la hexalogía además es ese, el segundo, mi favorito. Los puntos de vista que te muestra de una forma cruda son geniales y la conversación que tiene mi bruja favorita, Alisa Donikova, con un taxista es la escena que mejor captura toda la saga de lejos. 


Y aunque digo que Alisa es mi personaje favorito creo que no hay ningún personaje principal o secundario en toda la primera trilogía que decepcione. Hay algún terciario que... bueno. Pero es que son personajes terciarios, tampoco le puedo pedir peras al olmo. Creo que el hecho de que el autor haya tenido que enfocar a cada personaje dentro del conflicto de una forma individual le ha obligado a invertir un tiempo mínimo con todos y no voy a mentir, le ha salido genial. Desde Hesser y Zabulón a Las todos tienen chispa. 


Como punto menor a favor de la saga está todo el contexto de la Rusia que lucha por adaptarse a los nuevos tiempos. Algo que muchos personajes se toman de una forma muy personal. Algunos son extremadamente patriotas, otros no tanto, pero es una ventana a una parte de la historia que yo personalmente no había explorado hasta leerme esta saga.


Así que si queréis leer fantasía urbana de la buena, oscura, dura y que te haga pensar un poco más que un pelín, tenéis el Crepúsculo ahí mismo (insertar-aquí-broma-caduca-con-la-obra-de-Stephanie-Meyer). ¡Ah! Y sí, se han hecho dos películas basadas en los dos primeros libros. Son infames. No se tocan ni con un palo desinfectado con Dorojovskaia.




jueves, 1 de junio de 2017

Rat Queens #1+#2 de Kurtis J. Wiebe (y sus múltiples dibujantes)





★★★★★ ¿Por favor, puede alguien decirme dónde puedo conseguir más de esto para poder no leer otra cosa nunca más y quedarme a vivir aquí? Vale, tampoco es eso. Pero es que es genial. Son geniales. Lo que quieras. Son Rat Queens y me declaro fan vitalicio. ¿Y quienes son las Rat Queens? Como me atraganto un poco con todo lo que quiero decir después, dejo que el amigo Goodreads me eche una mano con las presentaciones:

¿Quiénes son las Rat Queens?
Son una panda de damiselas tragadoras-de-alcohol, asesinas-a-sueldo y están disponibles para contratación y en el negocio de matar a todas las criaturas de la creación si eso da beneficio. Conoce a Hannah, la Maga Elfa Rockabilly, Violet la Guerrera Enena hipster, Dee la Clériga Humana atea y Betty la Mediana Ladrona Hippie. 
...
...
...
Esto... ¿Tengo que decir algo más? En serio, ¿no llega con eso para que sea una compra automática? ¿Voy a tener que venderlo un poquito más? Vale, vale.

Esta historia la compras por las Rat Queens. ¿Qué cosas no? ¡Pero si hasta aparecen en el título y todo! A ver si el autor va a ser un genio de esto del marketing... No, ahora (un poco más) en serio. Son la leche. Las cuatro. Es que cuando me cuentan una historia de fantasía clásica al más puto estilo D&D en lo que piensas (o lo que han conseguido que pienses a base de décadas de estereotipos) son en aventureros. Tiparrones enormes con venas de esfuerzo hasta en los músculos de las cejas. Excepto el mago, que es flacucho y delgadito, socialmente impedido y/o es un cínico. Piensas en Reinos Olvidados y en Dragonlance. Y aquí tenéis a la misma composición que ha poblado las mesas de rol desde que Gygax bajó y nos entregó los tres volúmenes originales: Mago, Pícaro, Clérigo y Guerrero espolvoreado con las razas de Humano, Elfo, Enano y Mediano. El planteamiento está tan enterrado en el cliché que solo hace que la ruptura sea más brusca aún. 
A ver, que me expliquo. Sí, son una pandilla de mercenarias al más puro estilo Aquisitions Incorporated. Lo que hace que rompan con lo de siempre no es el planteamiento, es su contexto personal y cómo son ellas. Estoy buscando alguna palabra que defina a qué me refiero exactamente pero lo uno que me sale es sassy. Y no creo que tengamos traducción directa al español pero Wordreference me la convalida por una mezcla de: pícara, fresca, descarada, insolente, impertinente y atrevida. ¡Y es que son todo eso! Son exactamente todo eso. Cada una a su manera; y en vez de explicaros por encima a cada una y que os llevéis una imagen pobre de ellas prefiero que esperéis a leeros los dos cómics. En serio, es que son personajes perfectamente caracterizados y que son las que hacen que todo esto tenga sentido y calidad. Así que yo no pienso cargar con la culpa de estropeároslo aunque sea un poquito. 


El resto de componentes del comica están entre aceptable, bueno, y aún-no-tengo-ni-idea. Es decir, la historia es buena en el sentido de que la trama está avanzando a buen ritmo y es entretenida, pero con solo dos volúmenes no sé por dónde va a tirar a partir de ahora. La ambientación fantástica es aceptable porque no me ha descubierto nada a estas alturas, aparte de reinterpretar un poco los pueblos típicos de fantasía desde una perspectiva más siglo XXI (con drogas de diseño mágico y fiestas al más puro estilo peli-americana), pero es que tampoco me hubiese gustado que profundizasen demasiado en el mundo tan rápido cuando hay tantas cosas de ellas cuatro que aún no sé y solo quiero que se centren en ellas porque sonlomejorquehayento... Y del dibujo tampoco tengo queja. Me gusta, pero es en parte porque estoy empezando a disfrutar de este estilo más occidental-fantasía. Es muy parecido a Saga, sobre todo con los últimos dibujantes y, por favor, que no cambien más porque aunque todos lo hacen bien quiero que sea homogéneo hasta la eternidad que es cuando quiero que acaben con esta saga de aventuras.O cuando vayan bajando de calidad progresivamente después de no saber como continuarla y que la cancelen mientras su público se lo agradece; como Héroes. 

Y aunque no quería hacer de esto un punto a favor y por eso lo estoy dejando para el final cuando asumo que ya os he vendido la moto lo suficiente y ya confío en que tendréis vuestras copias pedidas, tengo que hablar de la diversidad. Es que las protagonistas son cuatro mujeres. En un mundo de fantasía. Con roles activos y no pasivos. Solo con eso ya se lleva punto extra. Pero además también hay personajes LGTB, de diferentes razas... Todo el lote, vamos. Y no siento que me los estén metiendo con embudo a modo de panfleto. Así que si eso te importa algo, que sepas que tienes un motivo extra para leerte Rat Queens. 

Y de aquí a que me llegue el siguiente volumen voy a tener que ir mejorando mis Bettys.